Werner Von Siemens convirtió un patio trasero de Berlín en una de las compañías tecnológicas más importantes del mundo

Werner Von Siemens nació un 13 de diciembre hace ahora 200 años y 30 años después fue el responsable de crear lo que hoy es una de las compañías tecnológicas más importantes el mundo. Gracias a una mentalidad emprendedora, cargada de ingenio y pasión por la ingeniería, en 1847 Von Siemens creo en un patio trasero de 150m2 de Berlín un humilde taller con 10 trabajadores, dedicados principalmente a la fabricación de sistemas de señalización ferroviarios, aislantes de cables y medidores de agua. En sólo unas pocas décadas, este taller consiguió crecer hasta convertirse en una de las firmas de tecnología e ingeniería eléctrica más grandes del mundo. Dos siglos después, la compañía que lleva su nombre tiene su sede principal en uno de los edificios más vanguardistas y emblemáticos de Múnich. Construido hace apenas unos meses,  estas nuevas oficinas constan de 45,000m2 y albergan a más de 1,200 empleados.

Entre sus muchos descubrimientos, en 1866 Von Siemens realizó una de sus aportaciones más relevantes a la ingeniería eléctrica cuando, basándose en la obra de Michael Faraday, descubrió el principio dinamo-eléctrico, la base principal del uso de la electricidad como una fuente de energía. Desde entonces, la tecnología de corriente pesada, como se llamaba entonces la ingeniería de potencia, se desarrolló a un ritmo incesante.

El primer tranvía eléctrico y la red de telégrafo más larga del mundo

Pero Siemens no cesó en expandir la aplicación de la tecnología en distintos campos hasta convertirla en la herramienta fundamental para el avance y desarrrollo de nuestra sociedad. Siguiendo este camino,  en 1879, mostró al mundo el primer tranvía eléctrico con una fuente de energía externa en una exposición comercial de Berlín. Poco después, Siemens instaló las primeras luces eléctricas permanentes de Berlín en Potsdamer Platz y Leipzig Straße. Pronto le siguieron los sistemas de iluminación eléctrica para estaciones de tren, edificios de oficinas, fábricas y instalaciones portuarias. La compañía también construyó la red de telégrafo más grande del Mundo con 11,000 km de línea que unía Londres con Calcuta y reducía a 28 minutos la comunicación entre países.

Werner von Siemens también fue el responsable del primer ascensor de pasajeros eléctrico del mundo. No en vano, en el momento de su muerte en 1892, su compañía entonces denominada Siemens & Halske ya producía 1,000 máquinas de dínamo al año y generaba ingresos anuales de casi 20 millones de marcos. En esta época, el nombre Siemens se había convertido en sinónimo de ingeniería de potencia, un término que además fue acuñado por el propio Werner von Siemens.

 

Filed Under: FeaturedNoticias Breves

RSSComments (0)

Trackback URL

Leave a Reply