LA QUÍMICA HARÁ POSIBLE LA TECNOLOGÍA 5G

El año pasado, el mundo comenzó a escuchar el término “5G”, y también algunas compañías mostraron prototipos de teléfonos inteligentes 5G que se espera lleguen a operar. La transición a las nuevas redes de quinta generación afectará la forma en que se usen los teléfonos inteligentes y muchos otros dispositivos, así como vehículos autónomos.

5G, “Fifth Generation”, es la última actualización de la gran cantidad de estándares internacionales que dictan cómo deberían funcionar los teléfonos móviles; todos están muy entusiasmados con la velocidad. Las conexiones 4G tienden a ofrecer velocidades de descarga de aproximadamente 20Mbps para descargar una película HD en aproximadamente 30 minutos, se espera que la 5G lo supere, de 500 a 1500Mbps, lo suficientemente rápido para obtener la misma película en aproximadamente 25 segundos.

Pero 5G no es sólo velocidad, también incluye cambios en la cantidad de torres celulares que se requieren y el número de dispositivos que se pueden conectar a un sitio de señal celular. El tercer objetivo de 5G es reducir la latencia o el tiempo que tarda la red en responder a una solicitud. Hoy en día, la latencia es de unos 9 milisegundos, con 5G eso bajará a 1 ms. Cabe destacar que la latencia es particularmente crítica en aplicaciones automotrices.

Química

Los productos compatibles con la próxima red de telecomunicaciones 5G requerirán materiales que puedan tolerar frecuencias y temperaturas más altas, así como una mayor demanda de fluoropolímeros. Alcanzar la velocidad 5G significa que todos esos cables de transmisión y fibra óptica necesitarán mejoras sustanciales para manejar el aumento de la transmisión de datos y los niveles de rendimiento. Los recubrimientos para cables premium, hechos de polímeros y aislantes innovadores son necesarios para que la infraestructura 5G se convierta en algo más que diagramas de diseño.

Los polímeros que se utilizan hoy en día, ya sea en teléfonos móviles, semiconductores o en chips, no podrán manejar las frecuencias más altas porque hay demasiado ruido. A medida que las redes 5G y los productos compatibles se vuelven más frecuentes, deberán hacerse con este tipo de resinas de alto desempeño; la química ayudará a que esto sea posible con fluoroproductos resistentes a altas temperaturas y fusiones que permitan que esta frecuencia se produzca y soporte temperaturas muy altas.

Otros productos en sus etapas iniciales, como los vehículos autónomos y el Internet de las Cosas (IoT), también podrían incluir la tecnología 5G. El Internet de las cosas se refiere a dispositivos interconectados.

Con información de: The Chemours Company
Imagenes: 123RF

Filed Under: FeaturedNoticias Breves

RSSComments (0)

Trackback URL

Leave a Reply