EN TREVISO, ITALIA, LA HISTORIA DE UNA OBRA MAESTRA DE INGENIERIA AL SERVICIO DE OTRAS OBRAS MAESTRAS

En Europa en la ciudad de Treviso, Italia, el complejo Santa Caterina se encuentra en el centro histórico de esta hermosa ciudad, popular en el extranjero como una de las 22 ciudades poco conocidas del mundo para visitar. El conjunto, con una historia larga y algo convulsa, consta de dos edificios colindantes, cuya construcción se inició en el año 1346: El antiguo Convento de las Siervas de María, construido sobre las ruinas del palacio Da Camino, y la antigua iglesia de Santa Caterina de Alessandria, que se completó a principios del siglo XVI. En 1772 el convento cerró sus puertas y los edificios fueron subastados, y unas décadas más tarde la iglesia y el convento fueron devueltos al gobierno local y destinados al uso militar como resultado de las leyes napoleónicas. Fue solo después de la Segunda Guerra Mundial que se comprendió el valor real de este complejo y se emprendieron los primeros esfuerzos importantes de remodelación.

Entre 2015 y 2018 se completó el trabajo de restauración más importante, que transformó el antiguo complejo en una de las sedes de los Museos Cívicos de Treviso. La remodelación ha devuelto su antiguo esplendor a numerosos tesoros como los frescos de los siglos XIV y XV, incluidas las preciosas Historias de Santa Úrsula de Tomaso da Modena, de 1350. Hoy en día, en el salón largo del primer piso de la iglesia desconsagrada se encuentra el galería de imágenes, que alberga la Galería de Arte Medieval, Renacentista y Moderno, mientras que en la planta baja y el nivel subterráneo se encuentra la Sección Arqueológica, rica colección que documenta más de 100,000 años de historia de la zona de Treviso, desde la Edad de Piedra hasta Tiempos Romanos. El convento, en cambio, con sus claustros verdes y elegantes, alberga la gran sala subterránea, destinada a exposiciones temporales. Gracias a su posición estratégica y su renacimiento sobrio y elegante, el complejo es el lugar ideal para eventos culturales y exposiciones.

Un conjunto histórico tan variado, con una exposición de obras de arte para preservar y un número variado de visitantes durante todo el año cada semana, necesita un sistema de climatización altamente flexible. La ubicación de los edificios, en el centro histórico, también requiere una solución con un impacto ambiental y acústico reducido. La firma de ingeniería TFE en Venecia, responsable del diseño e instalación de sistemas mecánicos y eléctricos, diseñó por lo tanto un sistema de aire acondicionado de 4 tubos basado en dos unidades de la marca Climaveneta multipropósito, conectadas a dos pozos de extracción, las cuales pueden producir simultáneamente calefacción y refrigeración, permitiendo por ejemplo calentar una sala abierta al público en invierno manteniendo una temperatura más baja adecuada para la correcta conservación de las obras de arte presentes, en otras salas. Gracias al calor, de otro modo disperso, que se recupera y al aprovechamiento de las aguas subterráneas, que tienen una temperatura constante durante todo el año, se maximiza la eficiencia energética de todo el sistema de climatización. Las unidades polivalentes de fuente de agua, que han sido instaladas en una sala técnica interna, no producen emisiones locales de CO2 y mínimas emisiones de ruido, garantizando un perfecto confort para los visitantes del Complejo Museo Santa Caterina.


Dejar respuesta

Por favor ponga su comentario
Por favor anote su nombre aquí