LA NUEVA TERMINAL DEL AEROPUERTO DE BARCELONA

Nueva terminal del aeropuerto de Barcelona
Aeropuerto de Barcelona, España

En Europa donde la modernidad de las instalaciones es algo característico existe una nueva terminal aérea, nos referimos a la nueva terminal T1 del Aeropuerto de Barcelona, esta nueva terminal alberga un edificio de 525,500 m2 repartidos en cinco plantas, con capacidad para recibir a más de 25 millones de pasajeros al año.

El edificio fue un diseño del Taller de Arquitectura Ricardo Bofill en unión temporal con la firma de ingeniería Iberinsa, esta nueva terminal permitirá el acceso por pasarela a 49 aeronaves y otras diez de carácter regional. Todas las zonas de la terminal (procesos y embarques), sistema ferroviario, autobuses y estacionamientos se concentrarán bajo este techo único para evitar que el pasajero tenga que cruzar cualquier vía de tráfico rodado.

Los cambios de nivel estarán minimizados y adaptados a personas con movilidad reducida y el 90% de los viajeros serán embarcados y desembarcados en un estacionamiento de contacto o mediante modernas pasarelas.

Los grandes espacios de la Terminal Sur han sido diseñados para hacer atractiva y confortable la espera, gracias a un estilo diáfano y luminoso. Tendrá accesos diferenciados en salidas y llegadas para los vehículos, así como un acceso peatonal independiente para todos los medios de transporte concentrados en una Gran Plaza Intermodal.

La terminal contará con una amplia oferta de servicios comerciales (salas VIP, cafeterías, restaurantes, etc.) en la zona de embarque y un estacionamiento para 7,500 vehículos particulares, además de 40 plazas para autobuses y 150 para taxis autorizados.

El caso de Armaflex en las instalaciones

Para el aislamiento de las instalaciones de calefacción e hidrosanitaria del Edificio se ha utilizado el producto SH/Armaflex, el aislamiento térmico flexible de espuma elastomérica a base de caucho sintético, con certificación AENOR renovada. El producto, cuyo principal objetivo es el ahorro energético (hasta un 87%) ha sido seleccionado además de por sus altos valores técnicos, por cumplir con el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios en España y por su modo de producción libre de CFC. Se han tenido en cuenta, entre otros factores, sus propiedades atenuantes frente al ruido y su resistencia a la difusión de vapor de agua

Para el aislamiento de las instalaciones de refrigeración y climatización del proyecto se ha optado por los productos de Armacell AF/Armaflex, con certificación AENOR renovada, y Armaflex IT. La elección se debe a sus elevadas propiedades técnicas: conductividad térmica, resistencia al vapor de agua y clasificación de reacción al fuego M-1.

El edificio

La Terminal Sur del Prat, una obra proyectada para afrontar el reto del aumento de pasajeros en la próxima década, consolida al Aeropuerto de Barcelona en referente del Mediterráneo y del Sur de Europa. La T1 es un edificio de gran complejidad logística y técnica: por él pasarán más de 100,000 pasajeros diarios y en él trabajarán más de 15,000 personas.

La propuesta arquitectónica conjuga un carácter internacional y multicultural con la luminosidad y calidez ambiental de la arquitectura mediterránea.

El edificio está perfectamente adaptado a la línea del paisaje, goza de una ordenación de enorme funcionalidad para pasajeros y compañías aéreas y la iluminación natural es protagonista en todas las zonas destinadas a los pasajeros.

Se ha conseguido, pues, integrar este gran nudo de comunicaciones y gran centro de servicios en una zona de gran interés ecológico minimizando el impacto medioambiental.