Linde brinda soluciones tecnológicas sostenibles para la industria

El portafolio tecnológico de Linde en el campo de la energía va desde aplicaciones en la energía solar, el biodiesel o hasta el hidrógeno verde.

Edición Digital Noviembre 2022




Dentro de la energía solar destacan el suministro de gases y productos químicos tanto para silicio cristalino como para la fabricación de células fotovoltaicas de capa fina. El flúor gas ha logrado un gran avance tecnológico con mínimo impacto ambiental en el proceso de fabricación y la limpieza ecológica de las cámaras de proceso en la fabricación de células fotovoltaicas de capa fina. Por otro lado, el silano aplicado como depósito químico a un sustrato de vidrio, metal o cerámico, es uno de los gases más importantes en la producción de células solares de película fina a base de silicio.

El hidrógeno puede utilizarse como combustible para “la movilidad de emisiones cero” y como medio para almacenar la energía procedente de fuentes renovables. Proporciona más energía por peso equivalente que cualquier otro combustible o que hace de él una opción ideal y respetuosa con el medio ambiente, sobre todo si se obtiene mediante la utilización de energías renovables como la eólica o la de biomasa. Linde aporta su tecnología en todo el proceso desde su producción, su compresión y licuefacción, almacenamiento y transporte, hasta repostar los vehículos con hidrógeno comprimido y/o licuado. Linde trabaja con sus socios de la industria del petróleo y energía para establecer una red de estaciones de servicio en Europa y se compromete a seguir avanzando e innovando en la comercialización de este producto gran portador de energía sostenible.

Aplicaciones para la conservación del medio ambiente:

Criocondensación de compuestos volátiles de efluentes atmosféricos:

Consiste en el enfriamiento y condensación controlada de los compuestos orgánicos volátiles (COV’s) de las emisiones atmosféricas. Se usa nitrógeno líquido, a -196ºC, 1 bar, como agente refrigerante hasta alcanzar el punto de rocío de los COV’s, en el que se inicia su condensación, generalmente entre -30 y -120ºC. La tecnología CIRRUS® permite la recuperación y reciclaje de los compuestos volátiles condensados. Así mismo, se puede recuperar el nitrógeno para otras aplicaciones como son inertizaciones, presurización de depósitos, limpieza de tuberías, etc., en estos casos los costes de funcionamiento son prácticamente nulos. CIRRUS® VEC es un sistema flexible que requiere poca inversión y que ofrece la posibilidad de ampliar la capacidad de la instalación añadiendo nuevos módulos.

Oxi-combustión

La sustitución del aire atmosférico por oxígeno en quemadores específicos de Linde COROX®, en hornos de fusión de metales, vidrio, fritas cerámicas u otros materiales, reduce las emisiones de óxidos de nitrógeno y CO2. El proceso de oxi-combustión genera temperaturas de llama más elevadas, siendo un beneficio adicional que aumenta la eficiencia energética de la planta.

Tratamiento de aguas residuales mediante oxígeno puro:

El oxígeno puro se muestra como una herramienta muy útil en la mejora de la eficiencia en la operación de plantas biológicas industriales. Se emplea oxígeno puro mediante la tecnología SOLVOX® de forma parcial o total para la oxigenación en sus tratamientos de depuración. Principalmente, en aquellas depuradoras que tratan elevadas cargas orgánicas o con una alta variabilidad de caudales o contaminación, que disponen de poco espacio o para evitar malos olores. Se muestra especialmente adecuado en sectores como la industria química, refinería, papel, curtidos de piel, textil y sector alimentario.

Las ventajas de la utilización del oxígeno puro son diversas y vienen derivadas de determinadas propiedades fisicoquímicas del gas y de su comportamiento en el proceso biológico, la simplicidad de las instalaciones de inyección y la flexibilidad que aporta en la oxigenación del agua residual en la operación de las plantas.

Se utiliza oxígeno puro para la generación de ozono tanto en plantas de tratamiento de aguas residuales como en potabilizadoras.

Utilización de dióxido de carbono (CO2) para la neutralización de agua y su remineralización:

El suministro de CO2 se obtiene de fuentes naturales o se recicla de gases residuales de la industria y después se purifica, con lo cual reducimos las emisiones de CO2 a la atmosfera.

Es una sustancia que se utiliza en diversos tratamientos del agua potable como son los procesos de remineralización del agua desalada o el ajuste del Índice de Langelier, para evitar que esta sea incrustante o corrosiva, sin alterar su calidad ni crear productos residuales nocivos. También, se utiliza en la neutralización de efluentes en el tratamiento de aguas residuales.