NESTLÉ reutiliza agua de la leche y ahorra 185 MILLONES DE GALONES por año en sus plantas en São Paulo

Nestlé, líder mundial en el procesamiento de la leche, realiza en sus fábricas brasileñas de productos lácteos la extracción de agua de la leche para su reutilización en sus operaciones. El proceso se lleva a cabo en 11 de los productos lácteos en las plantas de la compañía en Brasil; y sólo las dos plantas lecheras ubicadas en el estado de São Paulo, en las ciudades de Araçatuba y Araraquara, la cantidad de agua ahorrada es de 185 millones de litros por año, lo suficiente para abastecer las necesidades de 3,300 personas durante ese período.

Edición Digital

Esta cantidad añadida a la de otras plantas, ahorra aproximadamente mil millones de galones de agua subterránea al año, lo que representa el 28% del agua utilizada en las unidades dedicadas exclusivamente a los productos lácteos y el 7% del total utilizado en las 31 fábricas de la compañía en el país.

La leche cruda se compone de alrededor de 80% de agua y el resto son materiales orgánicos, gran parte de esa agua se elimina durante la fabricación de productos como la leche o crema. Durante el proceso, la leche se calienta a su punto de ebullición, y esta agua se evapora por medio de un intercambiador de calor, y un separador segrega la ebullición de vapor de condensación de la misma.

El producto de esta condensación es el agua de la leche (agua industrial no potable), que puede ser reutilizada en muchos procesos tales como torres de refrigeración, calderas para la generación de reemplazo de agua de vapor, circuitos de agua fría y para la limpieza de las plantas.

Las otras plantas de productos lácteos de Nestlé en Brasil que también utilizan el proceso se encuentran en Carazinho y Palmeira das Missões, en Rio Grande do Sul; Itabuna, en Bahia; Montes Claros, Teófilo Otoni, Ibiá e Ituiutaba, en Minas Gerais; asi como Jataí y Goiânia, en Goiás.

NESTLÉ Y EL AGUA

Nestlé apoya el uso sostenible de los recursos hídricos y controla estrictamente sus actividades para lograr la mejora continua en la gestión del agua. Cada año, la compañía renueva su compromiso mundial para reducir el consumo de agua en sus actividades y, entre los años 2005 y 2014, alcanzó el 37.3% de reducción por tonelada de producto fabricado. Sólo el año pasado, fueron salvados a nivel mundial más de 62 millones de litros de agua, especialmente gracias a las iniciativas diseñadas en cada una de las unidades de producción.

Todas las acciones llevadas a cabo por Nestlé se centran en las características de economía y de preservación que son apoyadas en el concepto de Creación de Valor Compartido, la plataforma global de la responsabilidad social y ambiental de la compañía, que se basa en la premisa de que para lograr el éxito del negocio en el largo plazo, es tan importante como generar valor para los accionistas el generar valor para la sociedad en la que opera la empresa.