RINNAI PRESENTA UN ANALISIS SOBRE LAS CONDICIONES ACTUALES DE LA INDUSTRIA ENERGÉTICA MUNDIAL

Rinnai el fabricante japones de equipos de calefacción especializado en el desarrollo de calentadores de agua comerciles y multipunto, ha presentado un analisis con una exposición a la geopolítica abiertamente intrincada de las condiciones actuales de la industria energética y el efecto para el cliente europeo de combustible doméstico.

Edición Digital

La agresión militar rusa está totalmente desplegada y operativa en todas las ciudades ucranianas. En paralelo con las crisis ucranianas en curso están los problemas relacionados con la seguridad energética europea, el aumento de los costos del combustible y la perspectiva de una guerra más amplia.

Los costos globales de energía están experimentando actualmente fluctuaciones ya que el principal proveedor de gas de Europa es Rusia. Las fuertes sanciones financieras impuestas a la economía rusa significan que los suministros de gas europeos han comenzado a ser limitados o con mayores restricciones por parte de Rusia en respuesta y posiblemente se corten indefinidamente o por completo.

La dependencia europea del gas ruso está bien documentada, se estima que Rusia proporciona hasta el 40% o más de las importaciones de gas de la Unión Europea. Alemania, los Países Bajos e Italia en particular dependen del suministro de gas ruso, mientras que países como Polonia intentan dejar de depender del gas natural ruso.

El gas ruso es visto como un gran obstáculo para la futura seguridad europea, ejemplificado por el gasoducto Nord Stream 2 recién construido y terminado que se encuentra entre Rusia y Alemania. Polonia y Ucrania expresaron repetidas preocupaciones de que el oleoducto Nord Stream 2 amenazara la seguridad de Europa central.

Las maniobras del mercado energético ruso significan que las economías de la oposición de la OTAN dependen de las importaciones de energía de Rusia, lo que por lo tanto limita la severidad de una respuesta colectiva; se podría argumentar que una parte importante de la capacidad económica de Europa está impulsada por la importación de combustible aprobada por Moscú. Todos los estados miembros de la Unión Europea se dan cuenta de que este acuerdo debe terminar para garantizar la seguridad energética en el futuro.

Alemania ha suspendido cualquier acción del gasoducto Nord Stream 2 debajo del Mar Báltico y Europa está introduciendo planes para reducir las importaciones de gas ruso en dos tercios al año. Esto se logrará mediante el aumento de las importaciones de Gas Natural Licuado y el uso continuo de carbón; por ello es posible que las ambiciones NetZero de 2050 deban recalibrarse.

El Nord Stream 2 fue diseñado para transportar gas natural a Alemania, duplicando sus importaciones de Rusia y eliminando de manera crucial al «intermediario» ucraniano. Ucrania estaba a punto de perder 2,200 millones de libras esterlinas al año en tarifas de tránsito. Gazprom, la compañía energética rusa respaldada por el Kremlin, en cambio, se beneficiaría.

Según los términos de un acuerdo reciente entre EE. UU. y Alemania, se decidió que se proporcionarán al gobierno de Ucrania hasta el año 2024, 50 millones de dólares en créditos de energía verde y un reembolso total de las tarifas de tránsito perdidas a modo de compensación.

En esencia, el oleoducto Nord Stream 2 tenía dos funciones: principalmente eliminar los ingresos de la economía ucraniana, debilitando la capacidad del estado para funcionar y defenderse de los ataques; en segundo lugar, para mantener también una fuerte influencia en la mayor economía de la Unión Europea: Alemania.

La desaprobación estadounidense del gasoducto Nord Stream 2 fue fuerte y se impusieron varias sanciones al respecto. La justificada preocupeción estadounidense se centró en los intentos rusos de encubrir las exportaciones de energía en una futura influencia política. Se ha demostrado que las suposiciones estadounidenses son precisas.

¿Cómo va a seguir Alemania ahora proporcionando energía nacional? Como actor principal en la política de la Unión Europea, Alemania tiene que funcionar de manera eficiente para el éxito económico continuo de la Unión Europea. Ni los Países Bajos ni Alemania están interesados en sancionar más las exportaciones internacionales de petróleo de Rusia, citando preocupaciones sobre la escasez de energía. Los gobiernos del Reino Unido y EE. UU., alternativamente, han sancionado las exportaciones mundiales de petróleo de Rusia apuntando directamente a la capacidad financiera de Moscú para continuar fabricando armamento.

Por ahora se cree que Rusia seguirá exportando grandes cantidades de gas a Alemania y otros países de la Unión Europea como Italia; aunque se esperan futuras interrupciones en el suministro de gas europeo debido al conflicto militar.

Si el suministro de gas alemán a largo plazo se ve comprometido, Europa podría volverse hacia África con la esperanza de reemplazar un suministro seguro de gas. Tanzania está intentando colocarse al frente de esta discusión, diciendo que la falta de infraestructura es el único obstáculo real. Tanzania cree que si se pueden tender tuberías entre Europa y África Oriental, una relación de trabajo es completamente factible.

Otras regiones están trabajando para liberarse de la dependencia del gas ruso. Polonia, Dinamarca y Noruega están trabajando juntos en la construcción de una nueva ruta de infraestructura de gas. Se está instalando un “Baltic Pipe” de 215 millones de euros financiado por la Unión Europea entre Noruega y Polonia a través de Dinamarca, que pronto estará operativo.

Este gasoducto a través del país facilitará el suministro de gas danés y proporcionará al gobierno polaco una fuente segura de energía que no ha viajado desde Rusia. Este acuerdo garantiza niveles elevados de exportaciones de gas noruego que beneficiarán grandemente a la bolsa nacional de Noruega.

Rusia podría contrarrestar cualquier otra restricción financiera impuesta por la Unión Europea con sus propias medidas de represalia como la reciente condicion de que todo el gas ruso comprado por paises que ellos consideren hostiles sea pagado exclusivamente en rublos la divisa oficial rusa. El flujo de gas ya está reducido y las tarifas financieras ya han sido extendida a clientes de todo el mundo. Según se informa, la gasolina y el diésel del Reino Unido se encuentran en niveles récord de costos, mientras que los precios en EE. UU. están en máximos de 8 años.

Los estados miembros de la OPEP pueden aumentar la producción de petróleo para complementar la pérdida global. Sin embargo, dado que Rusia es un miembro destacado de la OPEP, todas las demás partes se mantienen neutrales, lo que significa que la producción de petróleo se mantendrá en los niveles actuales, lo que reforzará aún más un aumento perceptible en el costo del cliente.

¿Las sanciones financieras impuestas por los gobiernos del Reino Unido y EE. UU. afectarán la capacidad financiera a largo plazo de Rusia en el mercado energético mundial? Cualquier pérdida rusa en las exportaciones europeas de gas podría ser cubierta por China, que recientemente acordó con Rusia asumir importaciones adicionales de gas que ascienden a una cuarta parte de lo que ya se exporta. Se dice que el acuerdo entre los países tiene un valor de 117,500 millones de dólares y tendrá una duración de 30 años.

Si la acción militar continua en Ucrania aumentará todos los costos mayoristas de todos los productos energéticos globales y otros artículos adquiribles. Los pronósticos financieros dicen que los problemas se harán más evidentes cuanto más dure esta crisis. Rusia ha anunciado que cortará el suministro de gas de Europa si se imponen restricciones financieras más dañinas a su industria energética.

El conflicto militar en Ucrania ya ha reestructurado el mercado energético internacional con nuevas vías de distribución potencial que se hacen evidentes en todo el mundo. Las naciones europeas que requieren gas podrían mirar hacia África, mientras que Rusia y China fortalecen lazos. Cabe mencionar que, aunque los vínculos entre Rusia y China parecen fuertes, su relación podría verse afectada por una rápida y repentina escalada militar.

Los planes globales unificados de descarbonización no serán tan sencillos en un contexto internacional, pero podrían ser acelerados por las naciones de la Unión Europea que desean evitar futuros suministros de energía rusos. El avance de las fuentes de combustibles a fuentes alternativas, como el hidrógeno y las energías renovables, ya se ha mencionado como un objetivo a largo plazo para reducir las emisiones y las importaciones de energía rusas. A corto plazo, la Unión Europea y el Reino Unido podrían recurrir al carbón, una medida que limitará los objetivos ecológicos.

El carbón parece ser una fuente probable de energía constante a pesar de su reputación pasada de moda. El parlamento del Reino Unido está revisando la viabilidad de medidas nuevas y temporales que permitirán que comience la minería del carbón. Las cuestiones relacionadas con la «seguridad nacional» y las «consideraciones geopolíticas» influirán en gran medida en la decisión final. Otra facilitación de energía doméstica a corto plazo puede incluir un aumento en el gas natural del Mar del Norte.

La futura política energética del Reino Unido podría estar potencialmente dominada por el hidrógeno. Los inversores del Reino Unido podrían y quizás deberían recibir confianza gubernamental y estímulo económico hacia los hidrocarburos británicos, un ingrediente clave en la producción de hidrógeno. La incorporación de planes que requieran el avance del hidrógeno beneficiará al Reino Unido a largo plazo, ya que el hidrógeno parece ser el combustible global del futuro.

El conflicto en Ucrania ha complicado aún más la geopolítica de la industria energética. Todas las economías involucradas deben ahora ubicar medidas alternativas en las opciones nacionales de combustible. Los clientes de gas del Reino Unido deben ser conscientes de que una conclusión positiva con respecto a las facturas de energía también depende de una escalada o reducción de la acción militar en Ucrania. La situación actual de la seguridad, el suministro y el coste de la energía en Europa es incierta. Y esto podría continuar por algún tiempo.

Con información de: RINNAI Corporation.