TECNOLOGÍA DE CALEFACCIÓN EFICIENTE PARA LA REVOLUCIÓN ENERGÉTICA

En Alemania el fabricante ebm-papst presentó un análisis donde se muestra que para ser climáticamente neutra en 2050, la Unión Europea UE necesita una revolución en la calefacción. La calefacción con bombas de calor, tecnología de condensación de gas y sistemas híbridos reducen las emisiones y ahorran dinero.

Hoy en día, quienes tienen que elegir un sistema de calefacción preparado para el futuro tienen muchas opciones para elegir. La decisión no es fácil, independientemente de si el sistema es para un edificio nuevo o una renovación: ¿bomba de calor, tecnología de condensación de gas o un sistema híbrido? Todos ellos tienen sus ventajas y desventajas.

Energía del medio ambiente
Las bombas de calor aire-agua se utilizan con frecuencia para la generación de calor sostenible, ya que extraen energía de su entorno. Si obtienen su energía de fuentes renovables, incluso pueden funcionar como carbono neutral. Las bombas de calor para instalación en interiores aspiran aire exterior a través de un conducto y expulsan el aire de escape con otro.

Combustión limpia de una sola fuente
Las calderas de condensación de gas modernas pueden escalar fácilmente su producción de calor y están «listas para energías renovables», es decir, pueden combinarse con fuentes de energía renovables más adelante. Junto con un sistema de calefacción solar, calientan el agua consumida en verano. En invierno, se puede conectar una estufa de pellets con deposito de agua incorporado como fuente de calefacción. Las modernas calderas de condensación se controlan electrónicamente y adaptan de forma flexible la potencia de calefacción a la carga de calefacción.

Lo mejor de ambos mundos
Los sistemas híbridos que constan de una unidad de condensación de gas y una bomba de calor son particularmente útiles si se requiere energía de gas en modo de refuerzo o a temperaturas exteriores muy bajas. La bomba de calor es responsable de la carga base de calefacción; la caldera de condensación de gas se puede utilizar como refuerzo. El momento en el que la tecnología de condensación de gas entra en acción se puede controlar individualmente, lo que significa que se puede seleccionar el modo de funcionamiento más económico.

En Alemania existen oportunidades de financiamiento por parte del estado
Además de la tecnología, el apoyo financiero del estado también está ganando impulso para crear aún más incentivos para invertir en tecnología de calefacción sostenible: Alemania tiene alrededor de seis mil millones de euros de financiación disponibles para 2021.