ZIEHL-ABEGG INVIERTE 100 MILLONES DE EUROS EN LA CONSTRUCCIÓN DE UNA NUEVA PLANTA PRODUCTIVA EN EE.UU.

El fabricante alemán Ziehl-Abegg anunció que está impulsando sus actividades de producción y ventas en América del Norte. “Estamos invirtiendo 100 millones de euros en una planta de producción completamente nueva en los EE. UU.”, dice Joachim Ley, director de operaciones de Ziehl-Abegg. Esta es la inversión individual más grande en una ubicación en los 112 años de historia de la compañía y es el resultado del fuerte crecimiento en ventiladores silenciosos, robustos y de bajo consumo en los mercados de México, Canadá y EE. UU.

Edición Digital Enero 2023




El crecimiento en América del Norte ha permitido que la planta de Greensboro (Carolina del Norte) acelere cada vez más su ritmo de expansión desde su creación en 2004. Las cifras son impresionantes: en los primeros 10 años, el número de empleados de Ziehl-Abegg en EE. UU. solo creció de 0 a 40; en los últimos 8 años ya ha aumentado de 40 a 230. Y para 2030, se prevé que habrá 800 personas trabajando para Ziehl-Abegg en EE. UU. La sede de Ziehl-Abegg USA es responsable de toda América del Norte y cuenta con once oficinas de ventas que atienden los mercados de EE. UU., México y Canadá.

Ziehl-Abegg es un fabricante mundial presente en el campo de la tecnología de ventilación y accionamiento, en combinación con la tecnología de control correspondiente. «Además de los centros de datos, las áreas de aplicación de los productos incluyen sistemas de calefacción y refrigeración, salas limpias y sistemas agrícolas», dice Mirco Herrmann, director general de Estados Unidos de Ziehl-Abegg.

La nueva planta, con el edificio administrativo adjunto, se construirá en Winston-Salem (Carolina del Norte). Esto está a unos 20 kilómetros de distancia del sitio existente. Se espera que el edificio, que cubre un área de 46,500 metros cuadrados, esté listo para ser ocupado en 2024. La planta de producción existente se trasladará al nuevo sitio en 2025.

Mirco Herrmann también comenta: «La planta de producción tendrá un alto nivel de integración vertical, no solo ampliaremos las capacidades, sino que también aumentaremos el nivel de integración vertical. Gracias a un sistema de producción totalmente autónomo, empezando por los motores, podremos ofrecer a nuestros clientes un alto grado de flexibilidad y plazos de entrega cortos, para ello se han instalado bobinadoras, robots de soldadura y máquinas CNC. Debido a la función central de la ubicación, el sitio incluirá un almacén de gran altura y a mediano plazo, también estableceremos un centro de desarrollo con un laboratorio en Winston-Salem, esto requerirá un extenso sistema de medición de aire y bancos de prueba de motores”.