COPELAND ANUNCIA UNA IMPORTANTE INVERSIÓN PARA AMPLIAR SU PLANTA DE PRODUCCIÓN DE COOKSTOWN EN IRLANDA DEL NORTE

En la ciudad de Cookstown, Irlanda del Norte, se informó que la compañía Copeland, anunció que está a punto de completar una inversión de £19 millones de libras esterlinas en sus instalaciones de fabricación de compresores en Cookstown, Irlanda del Norte. Esta nueva inversión aumentará la capacidad de producción para satisfacer la demanda europea de bombas de calor sostenibles con bajas emisiones de carbono necesarias para ayudar a abordar el cambio climático. La expansión está en marcha y se espera que los toques finales se completen en septiembre de 2024, lo que solidificará la capacidad de Copeland para atender a los clientes de manera más efectiva.

REFRINOTICIAS AL AIRE Edición Digital








La inversión incluye una ampliación del edificio de 3,500 metros cuadrados que incluye nuevas líneas de producción que aumentarán significativamente tanto la producción general de la planta como la flexibilidad para satisfacer la demanda futura.

«Nuestra planta de Cookstown y nuestros colegas que trabajan allí desempeñan un papel fundamental a la hora de ayudar a Copeland a desarrollar y producir productos y tecnologías que contribuyan a la descarbonización y la protección del medio ambiente. Esta nueva inversión en Cookstown nos permitirá atender mejor la demanda prevista en Europa para bombas de calor y tecnologías sostenibles de aire acondicionado, que son cruciales para apoyar los objetivos de descarbonización del Reino Unido y la Unión Europea», dijo el director ejecutivo de Copeland, Ross B. Shuster.

Esta inversión marca un hecho importante para las instalaciones de Cookstown, que han seguido creciendo y expandiéndose desde su apertura en 1997. Desde su creación, esta planta ha producido más de cinco millones de compresores y ha liderado el desarrollo de numerosas innovaciones, incluido el primer compresor transcrítico de Copeland, Compresores de CO2, de bajo ruido y de hidrocarburos R290.

Esta ampliación de las instalaciones de Cookstown es clave para atender a los clientes europeos de Copeland, ayudando a satisfacer la demanda de soluciones sostenibles de calefacción y refrigeración, al tiempo que impulsa un enfoque en la innovación, la eficiencia operativa y la calidad de clase mundial.